A MI AIRE

BÉJAR, DE “EL CASTAÑAR AL CIELO”

Durante los últimos meses, por motivos de trabajo, he vivido en mi ciudad natal, Béjar, y he querido aprovechar para hacer un poco de turismo y disfrutar de las maravillas que ofrece mi ciudad, porque sí, Béjar tiene ese título concedido por la reina Isabel II en 1850.

El Castañar

Una de mis primeras visitas turísticas fue hasta El Castañar, donde se encuentra el santuario de la patrona de la comarca, la Virgen del Castañar. En el exterior del edificio podemos leer un poema de Gabriel y Galán que reza “de Béjar al Castañar y del Castañar al cielo”. La verdad es que allí se respira paz y tranquilidad, es un lugar para relajarse y disfrutar de la naturaleza, de la frondosidad de este bosque de castaños, fresnos y robles.

IMG_20200314_184525

Béjar posee un sinfín de lugares por donde caminar y recrearse con el paisaje, descubrir lugares de descanso como la Fuente del Lobo o el Regajo, parajes de la naturaleza de inigualable belleza. Los alrededores tienen una magia que enamora, que invita a seguir caminando, incluso yo que no soy muy aficionada al senderismo, cuando hay algo que ver, contemplar…que merezca la pena, ¡me apunto!.

IMG_20200312_164011

El Bosque es otro regalo para la vista. Ubicado al norte de la ciudad, es un jardín renacentista, construido por los Duques de Béjar en el siglo XVI dentro de su villa de recreo junto a la zona conocida, actualmente, como “los pinos” o Monte Mario. Es una preciosidad que ha pasado por épocas de abandono y otras de restauración,  lleva ya años que, afortunadamente, está en una fase de mejora. El lugar tiene agua en abundancia, de ahí las diferentes fuentes que se levantaron en su momento y el estanque, ubicado justo delante del edificio, con un templete de estilo neomorisco, a donde antiguamente se accedía por barca.

IMG_20200312_164336

Mi última recomendación, si visitas Béjar, es conocer la muralla medieval, construida entre los siglos XII Y XIII, y rehabilitada hace poco para ofrecer un paseo por gran parte de ella. El turista disfrutará de unas vistas estupendas en el recorrido desde el lado sur de la ciudad, en la puerta del Pico, hasta el principio del barrio de la Antigua.

 

La naturaleza ha sido generosa con la comarca, que actualmente lucha por hacer del turismo su fuerza económica. Recursos hay de sobra. Béjar siempre fue una ciudad alegre, bulliciosa y con mucha vida. ¡Espero que pronto vuelva a serlo!

Kasti García.

Domingo, 22 de marzo de 2020

Egipto, tierra de contrastes

IMG-20191001-WA0062

Mi último viaje ha sido impactante, en el buen sentido de la palabra. Para una europea resulta chocante observar las costumbres y modo de vida de lo que se conoce como Oriente Próximo. En este caso, hablo de Egipto, un país a donde nunca pensé ir hasta que me lo propuso mi pareja, David. Y como bien me ha enseñado Nines Calle, promotora y organizadora del viaje, hay que estar abiertos de mente. Y en general, nos cuesta. Me llamó mucho la atención ver en las terrazas sólo a hombres, pero por lo que averigüe es costumbre, no es una prohibición para la mujer.

Cuando uno sale de su zona de confort y viaja a otro continente hay que tener mucha amplitud de miras, observar y aceptar que cada pueblo tiene sus hábitos y, aunque ciertas actitudes nos impacten, hay que respetarlas porque forman parte de su idiosincrasia.

2.jpg

Vista de El Cairo desde el mirador de la Ciudadela

Egipto es una tierra de contrastes, de gente sencilla y monumentos grandiosos. Los egipcios viven volcados en el turismo, algo lógico pues se trata de un pueblo con más de 4000 años de historia, es cuna de civilizaciones y tiene una riqueza monumental envidiable. Las pirámides de Keops, Kefren y Micerinos impresionan, aunque cientos de veces las hayamos visto en imágenes, hay que estar allí para contemplarlas y disfrutar de su majestuosidad y perfección.

3

Nuestro recorrido empezó en la histórica Lúxor, al sur del país. Hablo de nosotros porque viajábamos en grupo, nada más y nada menos que 35 personas. En Egipto es más seguro, además aconsejan no salirse del circuito turístico, nosotros incluso en algunas ocasiones llevábamos seguridad; es de agradecer que cuiden al visitante y en un país en el cual el turismo es una buena fuente de ingresos es lo más inteligente y apropiado.

Continúo con Lúxor… la antigua capital, llamada Tebas entonces, cuenta con dos maravillosos y archifamosos templos como son los de Lúxor y Karnak. Imposible describir lo que uno siente al ver esos colosos aún en pie, casi intactos. Lúxor vive del turismo y en torno al Nilo, como la mayor parte del país. La fertilidad del mayor río de África es una de las riquezas de Egipto.

Y de crucero por el Nilo fuimos descubriendo joyas como el Valle de los Reyes donde se encuentran las tumbas de faraones como Tutankamon y Ramses IX, el templo de Edfu, el de Kom-Ombo hasta llegar a Aswan. Desde allí nos desplazamos una mañana hacia Abu Simbel donde se encuentran los templos de Ramses II y Nefertari. Las estatuas a la entrada del templo del famoso faraón,  que el mismo mandó construir en su memoria, miden 25 metros de alto, ¡asombroso! Uno se siente pequeño admirando la grandeza de semejantes obras de arte.

5

Entrada al templo de Ramsés II en Abu Simbel

En Abu Simbel se encuentra el lago Nasser,  resultado de la construcción de la presa de Asuán  entre 1958-70, levantada para controlar las crecidas del bajo Nilo. El lago mide aproximadamente 550 km de largo y se encuentra en pleno desierto, de hecho cuando se construyó hubo que desplazar los templos de Ramses II y Nefertari unos 200 metros lejos del río y 60 metros más alto porque corrían peligro de desaparecer bajo el agua. Una empresa belga se encargó del proyecto, trasladando bloque a bloque (cada uno de entre 20 y 30 toneladas), para que el monumento volviera a estar igual que en su lugar de origen. Fue un trabajo tenaz y admirable.

La construcción de la presa hizo también que habitantes del Pueblo Nubio tuvieran que desplazarse a vivir a otro lado del Nilo. Los nubios son gente sencilla que viven de la agricultura, de los trabajos artesanales que venden al turista y de los paseos en camello que nos ofrecen. Lo que más llama la atención son sus mascotas.

IMG-20190930-WA0015

Nuestro viaje terminó en El Cairo, una ciudad que llega a enamorarte a pesar del caos de su tráfico y sus contrastes. Allí nuestro guía y facilitador, Walid, un gran profesional que nos dejó encantados a todos con sus conocimientos y saber estar; nos tenía preparado el mejor recorrido por la ciudad.

En la capital egipcia visitamos el barrio Kopto, en el Antiguo Cairo, donde entramos en una iglesia ortodoxa que conserva la cripta donde, se cuenta, estuvieron María, José y el niño Jesús durante su huida a Egipto. En esta zona, conocida como Fortaleza de Babilonia,  vive gran parte de población cristiana de El Cairo,

8

 Y como no podía faltar en nuestro periplo por El Cairo, Walid nos había organizado la visita a una mezquita, en concreto a la conocida como de Mohadmed Alí, sobria y maravillosa a la vez, levantada en el siglo IX a imitación de la mezquita azul, la más antigua de la ciudad. Encuadrada dentro de la Ciudadela, desde su mirador pudimos obtener las mejores fotos de la ciudad.

Tengo que decir que este viaje me ha hecho pensar y, especialmente, valorar que es bueno salir de nuestra zona de confort y conocer otras culturas, personas, tradiciones. Son experiencias que enseñan, que demuestran que más allá de nuestra ciudad, nuestro país e, incluso, nuestro continente…hay un mundo por descubrir y muchas experiencias que vivir. Y, sobre todo, me ha encantado viajar con un grupo de gente con un gran sentido de la amistad y la diversión. ¡Un saludo a todos! ¡Este post va por ustedes!

IMG-20190929-WA0017

Kasti García

Jueves, 3 de septiembre de 2019

El sentido del mar

1 (2)

Mirando al mar te pueden venir a la cabeza multitud de pensamientos o, sencillamente, puedes sentir y disfrutar. Sentir el frescor de la brisa del mar en tu rostro y disfrutar de esa sensación de relax y desconexión. Si hay una estación que invita a esto es el verano.

Cuando visitas varias veces un lugar termina formando parte de ti aunque al principio no te parezca diferente a otros sitios, pero las vivencias, qué haces en ese lugar y con quién lo compartes te lleva a añorar ese espacio y esos momentos.

2

Esto me ha ocurrido con Islantilla, una auténtica ciudad de vacaciones en las playas de Lepe e Isla Cristina. Allí con el tiempo se han levantado edificios de apartamentos, centros comerciales, chiringuitos playeros y hoteles, donde antes había playas salvajes, pinares y puertos pesqueros. Es un sitio de desconexión para extremeños, andaluces y portugueses mayoritariamente, pero puedes encontrarte también con gente procedente de otras comunidades españolas y de países como Francia, Italia y Reino Unido.

IMG_20190817_205400

Vistas desde Puerto Antilla Grand Hotel

Para mí esa zona se ha convertido en un lugar entrañable de veraneo, es cierto que es muy familiar pero cada vez hay más chiringuitos de noche y de copas, porque lógicamente los primeros matrimonios que adquirieron su casa de vacaciones allí ya tienen hijos mayores y, si un lugar quiere tener éxito y seguir adelante, debe adaptarse a su público. Eso está pasando en Islantilla, empezó siendo el típico lugar de descanso para familias y ahora hay de todo y para todos. Incluso los hoteles más apartados de la playa tienen chiringuitos junto al paseo marítimo como el Beach Club del hotel Golf Resort, que además tiene piscina.

Levantarte en un lugar con vistas al mar es un descanso y una maravilla para los que somos de interior, abrir la ventana y contemplar el mar infinito ayuda a la desconexión total; a dejar atrás los días de agobio y estrés en el trabajo, en definitiva: a disfrutar de la vida.

IMG_20190825_172404

Al fondo, desde nuestra residencia de veraneo, el mar…

En mi familia llevamos varios años yendo, por invitación de los abuelos, a pasar unos días a Islantilla; en ocasiones nos hemos juntado todos en el dúplex que alquila el abuelo Lorenzo pero nos arreglamos. Si estamos juntos para pasar buenos momentos merece la pena hacer turnos para comer, arreglarse para salir… Al final, cuando seamos mayores, recordaremos con nostalgia y cariño esos veranos en las playas de Huelva. Son unas vacaciones “típicas españolas” pero cuando miles de turistas (nacionales y extranjeros) siguen acudiendo a nuestras playas en busca de un veraneo de ensueño por algo es… ¿por las interminables horas de sol? ¿por los chiringuitos? ¿por la comida?

Si algo tengo claro es que no hay que irse lejos para disfrutar de una buena playa, de la magia de una puesta de sol, una excelente comida al aire libre, etc. España es, por antonomasia, un sitio de veraneo maravilloso.

Kasti García

Martes, 3 de septiembre de 2019

Mi perla del Mediterráneo

3.jpg

Volver a Menorca es volver a disfrutar de sensaciones, olores, paisajes, atardeceres, calas con aguas cristalinas…y un largo etcétera de momentos que rememoras e intentas repetir, como una foto en el mismo sitio de la vez anterior.

Cuando dejé Menorca el pasado verano supe que iba a volver a reencontrarme con esta isla tan especial, tan peculiar. Es una tierra con carácter, con una idiosincrasia particular y única que la hace muy atractiva para el visitante. Sus más de doscientos kilómetros de costa y la situación privilegiada en el Mediterráneo ha hecho, a lo largo de los siglos, que varios pueblos intentaran conquistarla, estuvo en manos de los ingleses gran parte del siglo XVIII, tras su conquista en 1708 durante la Guerra de Secesión. De hecho, en el puerto de Mahón aún se mantiene intacta su base naval. La influencia británica también se nota en algunos edificios de la capital menorquina con fachadas según el estilo georgiano del siglo XVIII inglés.

Si hay una excursión que recomiendo es la del barco por el puerto de Mahón, además de poder ver el paseo marítimo desde otra perspectiva, descubres la otra margen con las antiguas construcciones inglesas, rincones maravillosos y la exclusiva urbanización de Cala Llonga, salpicada de preciosas casas con embarcaderos propios.

Descubrir calas donde darse un baño en aguas transparentes, practicar snorkel o navegar es uno de los máximos atractivos de Menorca.

Nosotros descubrimos una al norte de Mahón de la que no habíamos oído hablar, como foráneos de la zona, aunque es conocida porque estaba bien preparada, concurrida y de fácil acceso: Arenal d´en Castell. El agua estaba espectacular: tranquila, limpia, buena temperatura… no recuerdo haber disfrutado de un baño en el mar como allí.

Arenal d´en Castell

Arenal d´en Castell

También visitamos este verano Cala en Porter, ¡preciosa! Y la famosa Binigaus, parece ser que fue una de las primeras playas nudistas de la isla pero ahora ves de todo, la gente que practica nudismo se mezcla con quienes van con traje de baño o con mujeres en top less.

Pero si un sitio nos llamó la atención en el primer viaje fue Binibeca (Binibèquer Vell) por eso este año establecimos allí nuestra base, en unos estupendos apartamentos, sólo para adultos, a pie del acantilado del pueblo, las vistas eran maravillosas desde los restaurantes y piscinas del Pierre&Vacances, empezar el día desayunando con ese regalo para la vista es indescriptible.

dav

Binibeca es un pueblo levantado en los años 60 a imitación de las antiguas aldeas de pescadores, con casas blancas, me llamó la atención que hasta los tejados estaban encalados, las callejuelas son muy estrechas y por todos lados hay carteles pidiendo Silencio. Invita a desconectar y relajarse contemplando magníficas puestas de sol, amaneceres… es muy turístico pero sin grandes aglomeraciones y follones.

Si visitáis esta localidad del sur de la isla un buen sitio para comer, cenar viendo la puesta de sol o relajarse en su zona “chill out” es Bambú Menorca, lo descubrí en una red social y nos encantó, es el sitio de moda en Binibeca pero con razón, el establecimiento se ha ganado a pulso su éxito: buena cocina a base de recetas asiáticas, excelente atención, local con diferentes ambientes muy logrados… Si vais no olvidéis pasar por allí, no os defraudará.

En Menorca nunca hay que olvidarse de ir a alguno de los faros a disfrutar de la puesta de sol. Nosotros esta vez elegimos Andrutx, al norte de Mahón, paisaje lunar alrededor del faro como casi todo el norte de la isla, y atardecer maravilloso. Es un espectáculo contemplar cómo el cielo se va tiñendo de tonos anaranjados según el sol se va escondiendo.

7

Para ir de compras los mercados de artesanía son una opción excelente, productos elaborados en la tierra por manos expertas. Cada día se celebran en una localidad diferente, en Ciutadella en la plaza del Born y en Mahón en la de la Explanada, alrededor están las calles comerciales y más turísticas donde adquirir recuerdos y las famosas avarcas menorquinas.

Menorca es un magnífico refugio en verano, un precioso lugar donde vivir cada momento con intensidad y disfrutar de toda la belleza que regala la isla más al noreste de las Baleares. Por último, recomiendo subir al Monte Toro donde las vistas del norte de la isla son magníficas.

última

Kasti García

9 de agosto de 2019

Andorra, un pequeño país entre montañas

Canillo

Montañas agrestes, erosionadas por la nieve y el frío, valles surcados por el río Valira, hoteles preparados para todo lo que necesite el esquiador, varias estaciones de esquí, buenos restaurantes, pueblecitos acogedores y gentes acostumbradas a recibir a miles de turistas todas las temporadas de invierno; todo eso, y la amabilidad de sus gentes, es Andorra.

Había escuchado hablar de este pequeño Principado de los Pirineos muchas veces, de algunas de sus múltiples estaciones de esquí, pero realmente conocía muy poco, lo reconozco. No me había “picado” la curiosidad nunca. Pero cuando decido viajar a un lugar siempre me gusta documentarme antes, ver fotos, leer sobre su historia…

Como habíamos decidido pasar Nochevieja allí, me puse manos a la obra y lo que vi y leí sobre este pequeño país me gustó, para una serrana como yo me pareció una excelente opción para unas vacaciones navideñas: pueblecitos en plena sierra, casas típicas construidas en piedra y pizarra, nieve, sobre todo quería ver nieve, la echo tanto de menos los inviernos en Cáceres, lamentablemente había poca pero suficiente para que por fin decidiera ponerme los esquís y probar el deporte blanco por excelencia, el esquí. Me gustó la experiencia, lo reconozco. Dejarte deslizar mientras disfrutas del paisaje es un placer.

En Grandvalira

Andorra invita a pasear y disfrutar de su hermosa naturaleza, de las estrechas callejuelas de pueblos como Canillo, desde donde se puede acceder a la estación de esquí más próxima en telecabina, Grandvarira. Una de las estaciones de esquí alpino de la zona junto con Vallnord. Además, quienes prefieran el esquí nórdico pueden practicarlo en La Rabassa.

Calle de Canillo

La capital, Andorra la Vella, con sus calles comerciales Meritxel y Carlemany, y un gran centro de ocio y tiendas de tres plantas, Illa Carlemany, donde adquirir ciertos productos como perfumes a precios muy asequibles es una excelente opción para hacer compras tras la jornada en la nieve.

Pese al frío, en invierno Andorra la Vella tiene un ambiente estupendo y pasear por sus calles es muy grato, sólo hace falta ropa y botas de abrigo.

Andorra La Vella

Andorra está preparada especialmente para unas vacaciones de esquí, cuenta con mucha oferta para apreskí, como una gran variedad de spas, nosotros probamos el del Sport Hotel Village en Soldeu y lo recomiendo: tres plantas con jacuzzis, diferentes salas de sauna, baño turco, aromaterapia…y una piscina que se asoma a la calle; sí, una pequeña parte es exterior. Genial contemplar el maravilloso paisaje de montañas de pinares nevados y estar dentro del agua calentita. Sin duda una excelente idea para después de esquiar.

Y para comer bien una buena elección es ir a una de las múltiples bordas, especie de asadores, que hay por toda Andorra. Un sitio moderno y con una cocina diferente y de calidad es Kökosnot en Andorra la Vella, donde nos llevaron Javi y Lidia como buenos anfitriones. ¡Gracias por vuestra hospitalidad!

Kasti García

Jueves, 7 de febrero de 2019

DE PASEO POR LONDRES

dav

Este año he tenido la suerte de poder disfrutar de un estupendo “puente de los Santos”. Destino: Londres. Segunda vez que visito la capital británica, no estaba entre mis excursiones previstas, tal vez porque la primera vez que estuve allí las circunstancias no acompañaron y no lo disfruté como merecía… Pero ahora estoy segura de que volveré en una tercera, cuarta…ocasión. En esta magnífica escapada con David, María José y Fernando he descubierto que Londres es una gran ciudad, con un ambiente increíble, con sitios preciosos para “alegrar la vista”, multitud de mercadillos de todo tipo, incluso ya en estas fechas alguno “en modo navideño” como el “Christmas Market” junto al London Eye con sus puestos de madera y rinconcitos muy románticos, navideños y acogedores.

segunda.jpg

Entrada al mercadillo navideño junto al London Eye

Para empezar a conocer Londres nos fuimos hasta el mercadillo de Camden Town donde encontramos desde los típicos “souvenirs” hasta antigüedades y productos artesanales tan típicos como las gorras de tartán. El día estaba lluvioso y, al anochecer, algunas calles parecían los escenarios de las películas de Sherlock Holmes.

tercera

Los edificios y puestos que conforman Camden Market tienen un encanto especial y son muy auténticos, en contraste con la fastuosidad de los almacenes Harrods, en el distrito de Knightsbridge, en pleno centro; en calles muy transitadas por los típicos autobuses rojos de dos plantas y los taxis negros y coches de alta gama, de hecho cerca hay concesionarios de vehículos de lujo como McLaren. En Harrods puedes pasear como por cualquier centro comercial y comprar, al menos, algún recuerdo como los conocidos “ositos de peluche” o productos gourmets en alguna de sus tiendas de comida. Además, hay más de treinta bares y restaurantes para probar “delicatesen”. Son siete plantas así que ese paseo nos llevó tiempo, pero mereció la pena…

cuarta

Después de tanto caminar, el contador de la aplicación de salud de nuestros móviles marcó algún día cerca de 20 kilómetros, el descanso del turista pasa por entrar en alguno de los miles de pubs, que tiene Londres, a tomar una hamburguesa y una “pinta” de cerveza, es comida rápida pero recomendable porque las hamburguesas son enormes, elaboradas en cocina y muy sabrosas.

En Londres hay muchos españoles, es raro no “toparse” con alguno, te esfuerzas en hablar castellano en tiendas o restaurantes y de repente te contestan con el mejor castellano…lo cual en momentos de apuro es de agradecer. Algunos de estos compatriotas se dedican a hacer visitas guiadas a los que vamos de “turisteo”, como nosotros no íbamos a ser menos, María José había reservado desde España un “free tour” desde la catedral de San Pablo (St. Paul´s Cathedral) hasta el Puente de la Torre (el famoso Tower Bridge). Como el mundo es un pañuelo, esperando la visita me encontré  a mi prima Mayte y familia. ¿Quién dijo que Londres es una gran ciudad?

quinta

Con Augusto, Miguel, Eva y Mayte

La visita desde “la city”, uno de los distritos de la ciudad, y por el margen del río fue estupenda, la guía nos explicó parte de la historia y nos mostró los edificios modernos y antiguos más emblemáticos, especialmente algunos de los que conforman el “sky line” de Londres.  Recuerdo uno que tenía un hotel que arrancaba en la planta treinta y cinco y no sé en cual terminaba porque era infinito. También vimos el teatro del escritor inglés más universal,  Shakespeare, de quien nos explicó que era analfabeto, si no lo llega a ser… El recorrido terminaba un poco antes del maravilloso Tower Bridge, construido en estilo victoriano neogótico y ubicado cerca de la torre de Londres que le da nombre. Nosotros lo cruzamos para ir a comer a un pub, Dickens Inn, ¡tremendo!, tres pisos, cada uno dedicado a un tipo de comida y situado cerca de unos muelles junto a grandes edificios de oficinas, que a juzgar por los barcos, debían ser de “gente de pasta”.

Y hablando de comer, por la noche nos “dimos” también una excelente cena en una franquicia de restaurantes cuya especialidad son los platos a base de carne. Y nosotros que íbamos pensando que en Londres no se comía bien…

El otoño es buena época para conocer la capital británica si te gusta la naturaleza, nosotros disfrutamos de los múltiples colores de Hyde y Saint Jame´s Park: ocres, amarillos, diferentes gamas de marrones e, incluso, rojizos. En un paseo desde el Parlamento y la Abadía de Westminster hasta Buckingham Palace pasamos por ambos, la entrada a Hyde está justo al lado del palacio de la Reina Elisabeth II; desde allí nos dirigimos a Notting Hill y al mercado de Portobello Road.

IMG-20181103-WA0032

Con David, Fernando y María José en Hyde Park

Notting Hill, en el distrito de Kesington, es uno de los barrios con más encanto de Londres, sus casas victorianas y jardines, mezclando lo clásico con lo moderno, son maravillosos.  Es como estar en otra ciudad, esos edificios de adosados con su pequeña entrada y algunos con las fachadas de colores…me resultó fascinante.  El mercadillo desde Portobello Road hasta Notting Hill Gate es uno de los más recomendados para comprar antigüedades y artículos vintage, está abierto todos los días y los sábados hay mercado de comida; allí se impone comer en la calle, algo muy típico en Reino Unido. Siempre digo que “allí donde fueres, haz lo que vieres”, la riqueza de un país son sus costumbres y es necesario conocerlas para aprender y vivir experiencias diferentes.

Como veis, Londres es para pasear, vivir su ambiente y costumbres y conocer sus monumentos, parques y barrios

Kasti García. Viernes, 8 de Noviembre de 2018

MENORCA II. PUERTOS CON ENCANTO.

IMG_2019

Durante mi viaje a Menorca me fascinaron sus dos núcleos urbanos principales: Mahón y Ciudadela (Maó y Ciutadella en mallorquín) ubicados cada uno en los puntos más equidistantes de este a oeste, tan sólo les separan 45 kilómetros de una carretera transitada, en temporada alta, continuamente por vehículos de alquiler, la famosa Me1. Son ciudades levantadas al resguardo de sus puertos, donde restaurantes, bares y tiendas ofrecen al turista lo mejor de la zona y un excelente ambiente de noche y de día. Sus mercadillos artesanales exponen  productos típicos elaborados con materiales naturales: jabones, las famosas avarcas o menorquinas, recuerdos de la isla como faros, atrapasueños, trabajos en cuero o en madera, pulseras de conchas… no he conocido lugar donde sea más difícil elegir un “souvenir”. ¡Son todos tan bonitos y originales!

Maó es la capital, su magnífico puerto natural es uno de los más grandes del mundo. Históricamente ha sido puerta de entrada de diferentes civilizaciones, una isla pequeña siempre es buen refugio y un excelente punto estratégico. La capital menorquina alcanzó su esplendor en el siglo XVIII bajo dominio británico, muestra de ello es el aire colonial de algunos de sus edificios.

Lo mejor de Maó es pasear por su puerto, “ambientazo” asegurado día y noche, su trazado abierto al mar de forma natural origina una luz extraordinaria y diferente cada día. Si quieres recorrerlo todo desde Es Castell hasta Punta de S´ Esperó encontrarás restaurantes, cafeterías, locales de moda, astilleros, urbanizaciones recoletas y exclusivas como Cala Llonga, con muelles privados y unas casas que podrían ser portada de cualquier revista de decoración.

mde

Es Castell, muelle de Calas Fonts

No puedes irte de Maó sin subir al mirador de la plaza de Miranda, la estampa desde allí es espectacular, se contempla prácticamente todo el área porturia y las diferentes islas y urbanizaciones que lo rodean.

dav

Vista del puerto desde Plaza de Miranda

Para comer, además de los múltiples establecimientos de los muelles, recomiendo el Mercado del Pescado, pinchos elaborados con productos de la tierra y un estupendo ambiente. En verano mejor ir a primera hora del mediodía o de la tarde porque se llena y hay que hacer un poco de cola pero merece la pena, es raro no encontrar mesa porque en estos sitios la gente va de “picoteo rápido”.

dav

Maó es una pequeña urbe moderna en contraste con la histórica Ciutadella, cuyo casco histórico es una pequeña ciudad fortificada, de ahí su nombre. Las calles del centro, estrechas y llenas de vida están repletas de comercios, terrazas y cafeterías. La Plaza de Born es como el punto neurálgico desde donde salen las vías que llevan al puerto, al centro y al casco antiguo,  que alberga la Catedral de Menorca, de obligada visita.

IMG_2121

Catedral de Menorca en Ciutadella

En verano, desde Born hasta el puerto hay un mercadillo de productos artesanales hasta la medianoche. Vale la pena una visita y bajar paseando hasta el puerto, de camino vas encontrándote más puestos de artesanos y tiendas abiertas hasta altas horas. El ambiente del puerto iluminado por la noche es espectacular, es difícil describirlo, pero tiene un encanto especial, es una imagen admirable contemplarlo bajando desde el caso histórico.

En Menorca todo son bonitas estampas y momentos para el recuerdo, te vas de allí con la sensación de ser uno de los lugares al que tienes que volver sin ninguna duda. Es una isla acogedora y con muchísimo encanto. ¡Te hechiza!

Kasti García. Domingo, 21 de octubre de 2018

MENORCA I. LA ISLA DE LOS MIL RINCONES

primera foto

Naturaleza en estado puro, calas vírgenes, faros centenarios, puertos bulliciosos, alegría y  desenfado, atardeceres al borde del mar, pueblos blancos…todo esto y una mezcla de tradición y modernidad es Menorca.

Hay tanto que contar sobre la isla más septentrional de las Baleares, la segunda en extensión y la tercera en población de todo el archipiélago que resulta difícil “arrancar” a escribir. Además, es complicado para mí describir  uno de los lugares más auténticos, genuinos y bonitos que he conocido. ¿Cómo transmitir tanta belleza y que,  quien no la conozca, pueda imaginar esta maravilla?

Desde luego yo no pensé que fuera “tanto”, pasar unos días allí era uno de mis sueños, y este verano logré cumplirlo.

IMG_2183.jpg

Playa de Cavallería

Los paisajes menorquinos son tan diversos: bosques frondosos, playas de dunas arenosas enmarcadas por pinares en el sur, acantilados donde la fuerza del mar ha esculpido grutas y cuevas increíbles y costa más agreste por la erosión del viento en la zona septentrional… Todo invita en Menorca a ponerse en “modo mindfulness”, como diría un amigo.

dav

Cala Galdana y Faro de Cavallería

edf

El norte fue la primera parte de la isla en formarse a partir de una placa tectónica, de hecho en Fornells se encuentran los sedimentos más antiguos de las Islas Baleares; en este municipio, la Tramuntana (viento del norte) origina un paisaje más seco y árido pero no por eso carente de atractivo, de hecho, sus calas vírgenes y rincones son excepcionales.

edf

Fornells

Menorca es una isla que enamora por sus bellos atardeceres, hay lugares ideales para poder disfrutarlos como el Cabo de Cavallería con su Faro, la popular Cova Den Xoroi, donde las colas para ver la puesta del sol recorren varias calles de Cala en Porter, Punta Nati o Es Castell, la localidad más al este de la isla, situada a la entrada de los muelles de Mahón, uno de los puertos naturales más grandes del mundo con más de seis kilómetros de longitud.

dav

Atardeceres en Cabo Caballería y Cova den Xoroi

dav

En los atardeceres de Menorca el sol va desapareciendo y tiñendo el cielo de un suave tono rosáceo. Es fascinante contemplar la puesta del sol en esta idílica isla, te hechiza, te hipnotiza de principio a fin, los escasos minutos en los que vas viendo el sol bajar en el horizonte son momentos en los que descubres la enorme belleza que, muchas veces, nos regala la naturaleza.

dav

Atardecer desde Cova den Xoroi

Enamorarse de Menorca es fácil, todo tiene un encanto especial: principalmente sus calas de aguas cristalinas y turquesas, como Turqueta, Macarella, Mitjana, Punta Prima, Cala Galdana y un largo etcétera; la mayoría vírgenes, la isla es Reserva de la Biosfera desde 1993 y no es fácil urbanizar alrededor de sus playas; en la costa norte es donde menos abundan las calas con servicios, su arena es más gruesa y oscura y la vegetación no es tan alta como en el sur. Un ejemplo es la playa de Cavallería, de arenas color anaranjado y singular belleza.

IMG_2480

Cala Turqueta

Muy cerca, se encuentra Fornells que cuenta con un faro en su punta más septentrional y una torre defensiva representativa de la arquitectura militar del siglo XIX, en la época de dominación inglesa con el fin de vigilar la entrada a su puerto y proteger el Castillo de San Antonio del desembarco de enemigos. Hoy es una preciosa localidad de veraneo con un puerto moderno repleto de restaurantes y tiendas donde ofrecen los productos  más típicos a los miles de turistas que la visitamos cada verano. En esta época, Menorca duplica su población, puede alcanzar los 200.000 habitantes, cuando en invierno no llega a los 92.000.

IMG_2137

Fornells desde su torre

En definitiva, esta pequeña isla repleta de hermosos tesoros de la naturaleza y otros productos de la mano del hombre merece una visita mínima de una semana, mejor dos si quieres verla al completo, y ni aun así. Doy fe de ello por el viaje que realicé este verano con Nieves y David, gracias por acompañarme en este recorrido tan maravilloso y gracias a Nines, “personal traveler” y viajera incansable, que nos organizó el veraneo en “un pis pas”. Como bien dice ella: cada viaje es una recompensa.

De Menorca vuelves repleto de recuerdos y sensaciones.

IMG_2093

Una caldereta de langosta es la mejor recompensa al final del  día

Kasti García. Sábado, 15 de septiembre

LO QUE NATURA NO DA…

IMG_20171014_131152

…Salamanca no presta, reza el dicho. Para quien no lo conozca, significa que porque vayas a estudiar a  Salamanca no vas a ser más inteligente o listo, si no lo eres por naturaleza o no te lo trabajas.

La Universidad salmantina es una de las más antiguas de España, creada en 1218 por sus aulas han pasado alumnos y profesores tan ilustres como Fray Luis de León o Unamuno, tres veces Rector de la misma hasta que Franco le destituyó cuando comenzó la Guerra Civil, por citar a quienes tienen monumento en la ciudad que les adoptó. Sin olvidar a Gonzalo Torrente Ballester, quien también cuenta con una escultura en el café Novelty de la plaza Mayor, de donde era cliente asiduo; recuerdo haberle visto subir en una ocasión por las escaleras de la Universidad Pontificia, donde estudié Periodismo y tuve por compañero a uno de sus hijos pequeños, Luis Felipe quien, por cierto, guarda mucho parecido físico con él. Precisamente, acabo de recordar que en primer curso le encontré un día en la terraza del Novelty leyendo varios periódicos; digno hijo de su padre…

Y ya que hablamos de estudios universitarios, por si fuera poco, la ciudad del Tormes también cuenta con Universidad privada, la Pontificia, creada en 1940 y cuya sede principal es  el antiguo Colegio de la Compañía de Jesús construido ente los siglos XVII y XVIII; destaca su Clerecía de claro estilo Barroco.

img_20171014_122558-e1515941587571.jpg

Fachada de la Clerecía

Pasear por Salamanca es disfrutar con la majestuosidad de sus edificios, el bullicio de sus calles y cafeterías, en cualquier esquina hay un bar, restaurante…para hacer una parada en el recorrido por la ciudad y disfrutar de sus magníficos pinchos. En una ocasión un amigo y yo contamos cerca de 40 tapas diferentes en la barra de una cafetería, todas elaboradas y deliciosas.

IMG_20171015_125131

Edificio emblemático en calle Toro

Lo mejor es perderse por su parte antigua, recorrer la Rúa Mayor, visitar en la plaza de Anaya sus magníficas catedrales, la Nueva y la Vieja, como se las conocen, el famoso huerto de Calixto y Melibea, la Casa Lis, un magnífico ejemplo de arte modernista y terminar en la esplendorosa plaza Mayor; si el lector me lo permite, la más bonita de España.

Salamanca es ciudad de estudiantes universitarios, de extranjeros que vienen a aprender español, de turistas que llenan sus calles y plazas de vida y animación. Es un lugar único para ir de compras por la zona centro: calle Toro, Zamora, Prior…y un sinfín de rincones donde adquirir la última moda. Y después, un merecido descanso, para reponer fuerzas, en alguna de sus magníficas cafeterías  y restaurantes, donde el “buen comer” está asegurado. Salamanca es un buen lugar para escapar de la monotonía, evadirse y disfrutar de los pequeños detalles de la vida,

es mi tierra, la capital de mi provincia y como buena bejarana admiro a “Salamanca, tierra mía, de arte y sabiduría y de joyas sin igual…” como cantaba Rafael Farina, uno de los artistas favoritos de mi abuelo Porfirio.

Kasti García.

IMG_20171014_121302

Vista de la Catedral en la plaza de Anaya

LOS TESOROS DE MALLORCA

Excursión en barco a Sa Calobra, 29 agosto (5)

Cuando llegas a Mallorca y te planteas qué visitar es difícil decidir, te encuentras con multitud de opciones y  todas prometen tanto…

Personalmente, considero que mis visitas merecieron la pena, ¡acerté!

Uno de los primeros lugares que conocí me gustó por el paseo a la orilla de la multitudinaria playa de Can Picafort, en una zona de hoteles, chiringuitos…demasiado turístico posiblemente. Así pues, continué viaje hasta Port de Pollença, magnífico, con clase y muy recoleto. El mismo día estuve en Alcudia, una ciudad con mucha historia, simbolizada en su gran muralla del siglo XIV que ordenó levantar Pedro IV de Aragón para proteger la villa y el norte de la isla.

Alcudia es una localidad muy visitada y con playas magníficas. Destaca su carácter típico mallorquín, sus calles exhalan historia y sus gentes son muy amables; les gusta hablarte de su ciudad, sus playas y su puerto marítimo.

Pero si hay una visita obligada en Mallorca es la que te lleva en un tren eléctrico, de principios del siglo XX, y del que se conserva la locomotora, los vagones y las vías tal cual se hicieron. La estación está justo al lado de la Intermodal, en la plaza de España de Palma y te lleva hasta Sóller, también hay carretera y por un túnel de paso evitas el trazado viejo por la montaña.

DSC00063

Viajar en un tren del siglo pasado, con ese encanto de lo “antiguo”, recorriendo un paisaje de interior precioso, no en vano hay paradas en miradores como el de los jardines de Alfábia, merece la pena, es un placer para la vista.

tranvia Sóller, 29 agosto (1)

En Sóller nada más bajarte tienes al lado la parada del tranvía, en pleno centro de la localidad, te lleva hasta su magnífico puerto marítimo entre calles estrechas, campos y huertos de cítricos. Inaugurado en 1913, el final del trazado transcurre paralelo a la carretera del puerto. Tanto el tren como el tranvía pasaron a ser eléctricos en 1929.

Sóller vive del turismo y el cultivo de olivos y cítricos, sus naranjas son famosas en toda la isla.

29 de agosto, Sóller (2)

Una vez en el puerto puedes pasear por sus estrechas calles, aprovechar para hacer buenas compras, contemplar el puerto desde una de sus terrazas o coger un ferry que te lleve de excursión a SaCalobra. El recorrido merece la pena, por las vistas, es increíble ver tan de cerca el efecto de la erosión en las rocas por la fuerza del mar y porque, para alguien de interior como yo, disfrutar de viaje en barco con la brisa acariciando tu rostro es algo muy relajante y que ayuda a desconectar completamente de la rutina diaria.

Kasti García, 9 de diciembre de 2017

BINISSALEM, ESPÍRITU MEDITERRÁNEO

DSC00066

Mallorca es isla de playas interminables y coquetas calas, con sierras como la Tramuntana,  y típicas localidades de interior como Binissalem.

El mejor consejo para conocer la hermana mayor de las Islas Baleares es alquilar un coche y recorrerla de norte a sur y de este a oeste.

El bonito y peculiar pueblo mallorquín de Binissalem es de obligada visita para el turista.  Ubicado en la comarca de Raiguer, a los pies de la Sierrade la Tramuntana, es Patrimonio Mundial de la Unesco, en categoría de Paisaje Cultural.

Adentrarse por sus calles es disfrutar de lo más típico de la comarca, calles estrechas y casas levantadas con muros encalados de piedra seca sin pulir, en un entorno rural de tierra de vinos. La visita a una bodega de la localidad es obligada y, puedo asegurar, que merece la pena; recomiendo Vins Nadal donde realizan  visitas guiadas con catas en un local cuya entrada ya invita a pasar por su decoración típica y acogedora. Binissalem da nombre a la Denominación de Origen de sus vinos.

Binissalem, 30 de agosto (6)

Museo Llorens de Villalonga

Esta localidad mallorquina ofrece al visitante “pequeños tesoros” como el Museo de Llorens de Villalonga, escritor de la localidad, cuya casa es actualmente un espacio abierto a la visita para conocer cómo vivía y cómo eran los hogares de su época por la zona.

Binissalem, 30 de agosto (2)

En uno de los parques podemos ver un antiguo molino, símbolo de la tierra. Y desde cualquier punto  se divisa, por su altitud, la Iglesia de Santa María de Robines junto a la plaza del pueblo en la zona de más ambiente

Binissalem, 30 de agosto (1)

Para comer a buen precio comida de calidad e innovadora en los aledaños a la parroquia se encuentra Es Pedal

También es muy recomendable por su excelente atención y su patio como “rinconcito”  acogedor recomiendo Ca S`hereu. Sus ensaladas son exquisitas y originales y sus carnes a la parrilla igualmente. Recomiendo acompañar con un “caldo” de la zona

Viajamos a Mallorca por sus playas como isla turística que es pero conocer su interior merece la pena, ahí se encuentra su esencia mediterránea con olivos, viñedos, la sierra y sus construcciones más típicas. Mallorca es tan extensa que no te das cuenta de que estás en una isla

Kasti García. Viernes, 27  de octubre de 2017

LA ESENCIA DE UNA MAGNÍFICA ISLA

IMG_20170827_173804

Parc de la Mar desde la muralla

No te das cuenta de cómo es realmente un sitio hasta que llegas allí y te “empapas” de su cultura, su gente, sus costumbres e idiosincrasia…se te caen todos los tópicos sobre ese lugar

Eso me ocurrió en Mallorca este verano, tenía ganas de playa, de conocer las Islas Baleares, en mallorquín Illes Balears, y decidí viajar hasta allí. Había oído mucho sobre que es la isla más turística, que su aeropuerto mueve miles de vuelos diarios…pero no tenía ni idea del mundo tan variado que puedes encontrar en una isla donde, por cierto, sus más de 3.600 kilómetros de extensión hacen que te sientas como en “tierra firme”

La primera vez que visité Santiago de Compostela, una ciudad a la que por cierto debo visita, la gente que conocí allí me indicó el lugar al que no debía ir, siempre es bueno saberlo porque en Mallorca me metí en la playa más populosa y menos recomendable para una “españolita”: el Balneario 6 de la playa de Arenales. No quiero dar mala imagen de este entorno pero lo que ví: playa “petada”, extranjeros a mogollón…“bien recibidos” sean pero ir a un restaurante en España donde todo está en alemán, no es lo que esperas. Por eso digo que no es el mejor lugar para nacionales.

Sí mereció la pena un paseo por la orilla porque nunca me había refrescado en un agua tan cristalina y templada

Una playa cercana a Palma, y que aconsejo visitar, es Illetas, Ses Illetes en mallorquín, es una zona de calas más tranquilas, cercanas a Marivent,  aunque también muy turísticas pero es un área residencial, con “chiringuitos” bien montados, algunos en plan “chillout” y buenos hoteles

IMG_20170830_153643

Cala de Illetas

Palma, la capital de la isla y de la Comunidad Autónoma de Islas Baleares, es una gran urbe con más de 400.000 habitantes. Se encuentra al suroeste de la isla en el centro de una amplia bahía que conforman el puerto deportivo, el comercial y multitud de playas

Allí también se encuentra el parc de la Mar que podemos contemplar en su amplitud desde la muralla que rodea el palacio de la Almudaina y la Catedral (La Seu en mallorquín)

Fundada con el nombre de Palma por el cónsul romano Quinto Cecilio Baleárico en el año 123 a.C, la ciudad estuvo poblada por muchas culturas que dejaron su huella. Tras tres siglos de dominio islámico fue conquistada por Jaime I de Aragón en 1229 y se convirtió en la Ciutat de Mallorca. En 1715  la ciudad recuperó su topónimo romano, Palma

Actualmente es una ciudad moderna, comercial, cosmopolita y muy diversa. Puedes encontrar desde excelentes restaurantes autóctonos hasta el típico pub inglés donde los extranjeros ven los partidos de fútbol de sus equipos en el mismo ambiente que pueden encontrar en su país

Perderse por sus calles y avenidas centrales es lo mejor, desde la plaza de Espanya hasta la de la Reina el recorrido merece la pena por la majestuosidad de algunos de sus edificios, el ambiente variopinto, la multitud de tiendas del Paseo de Born, desde las archiconocidas franquicias hasta pastelerías artesanas donde merendar una rica ensaimada o refrescarse con granizado de almendra, típico de allí

30 de agosto, Palma (1)

Punto neurálgico de Palma, Plaza de Espanya

Kasti García. Viernes, 8 de septiembre de 2017

PORTUGAL SIEMPRE HA MIRADO AL MAR

IMG_20170717_105637

Vila Real de Santo Antonio, como rezan los carteles a la entrada de esta pintoresca localidad junto a la desembocadura del Guadiana, pues nos encontramos en Portugal, es una villa que demuestra que en nuestro país vecino siempre han dirigido la mirada hacia el mar. Es curioso como las fronteras dividen los países y cómo cambia el paisaje y el aspecto cuando las cruzamos.

Vila Real se encuentra en la región de El Algarve, distrito de Faro, localidad conocida por sus calas y por su famosa concentración motera estival que reúne a miles de moteros en sus playas y alrededores.

Esta villa es la primera de obligada visita si pasamos al país vecino por Ayamonte y la desembocadura del Guadiana,  podemos hacerlo por carretera o en barcos que salen cada media hora de la localidad onubense, y vuelven también cada media hora.

IMG_20170717_120353

Desembocadura del Guadiana

Su construcción fue planeada por el Marqués de Pombal en el siglo XVIII como ciudad pesquera y conservera y, aún, mantiene su aire marítimo y colonial. Sus edificios son un ejemplo de la arquitectura lusa, todos encalados y con chimeneas muy típicas. Las calles, por supuesto, están empedradas con los típicos adoquines portugueses, que forman bonitos mosaicos en algunas zonas. Este trazado constituye la calzada pombalina más larga del Algarve.

_20170717_142940

Plaza del Marques de Pombal

Destaca su plaza del Marqués de Pombal, presidida por un monumento en honor al rey José I, y su calle comercial, la Rúa Teófilo Braga, donde los cientos de turistas que la visitan diariamente compran las famosas toallas, conocidas por la calidad de su rizo, las sábanas y colchas y demás productos textiles.

IMG_20170717_105256

Calle comercial en el centro de la villa

El viajero también disfrutará de una caminata por el paseo marítimo, o Avenida da República, que recorre todo el puerto deportivo y que da a esta villa portuguesa aspecto costero, no en vano cuenta con un bonito faro, ¡lástima que esté cerrado al público!

IMG_20170717_120117

Lo que sí es seguro es que el turista se llevará una buena impresión de Vila Real de Santo Antonio, en sus calles se respira la tranquilidad de sus gentes, los portugueses son conocidos por su espíritu tranquilo, su hospitalidad y la limpieza de sus calles y edificios. Esta villa lusa es una visita obligada para quienes vayan de vacaciones al Algarve o al oeste de Huelva.

Kasti García. Jueves, 10 de agosto de 2017

MILÁN, MODA Y ARTE SUBLIMES

21 de julio (11)

Vista de la “Piazza dell Duomo” desde los tejados de la Catedral

Milán es conocida mundialmente como la capital de la moda, cuna de archiconocidos diseñadores de alto standing como Armani, Versace, D&G y un largo etcétera de maestros de la buena confección. Esa elegancia de los milaneses se palpa, no sólo en las pasarelas o desfiles de algunos de los artistas citados, también se aprecia paseando por sus calles. Caballeros vestidos con trajes excelentemente confeccionados de raya diplomática y zapatos de piel italianos, mujeres con “Versaces” y tacones de vértigo… Lo más curioso: verles en Vespa o Burgman. La moto es el transporte por excelencia en Milán, hay calles enteras con aparcamientos sólo para ellas.

22 de julio (3)

Corso Buenos Aires

Milán se encuentra en el norte de Italia, en la región de Lombardia, es la mayor área metropolitana de Italia y el segundo municipio por población. Aquí todo tiene un encanto especial, empezando por su catedral o Duomo, en la plaza que lleva su nombre, es uno de los edificios más famosos del mundo, mezcla de gótico tardío, francés y renacentista. Está considerada la segunda catedral católica más grande del mundo, después de la de Sevilla.

Cinco siglos tardaron en construirla, iniciada en 1.386 los trabajos finalizaron en 1.887, pasando, lógicamente, por manos de diferentes arquitectos; Leonardo da Vinci, Filarete y Pellegrino Pellegrini, entre otros.

foto 2

Lo más característico y que llama la atención del visitante son sus tejados abiertos al público. Desde allí se contemplan maravillosas vistas de la “Piazza del Duomo” y de toda la ciudad.

Al norte de la “Piazza del Duomo”, y comunicando con la “Piazza dellaScala”, tenemos la exquisita galería comercial Victor Manuel II, con una magnífica bóveda de vidrio es un buen ejemplo de lo qué es Milán: arte, moda, buena comida, alegría y bullicio constante en sus calles.

foto galería

Galeria Victor Manuel II

Saliendo por el lado norte desembocamos en “Piazza dellaScala” donde se encuentra el teatro más importante de Italia y uno de los escenarios de ópera más famosos a nivel mundial: la Scala.

Destruido en un incendio en el siglo XVIII, el actual edificio fue construido en el lugar que ocupaba la iglesia de Santa María della Scala, y dio nombre al teatro. La última restauración fue entre los años 2.002-2.004.

21 de julio (19)

Teatro della Scala

Y para ver moda es de obligada visita pasear por el “Qudrilaterod’Oro”: Corso Buenos Aires, Corso Venecia… Allí encontramos algunas de las firmas de moda más conocidas.

foto 1

Corso Buenos Aires

Si queremos conocer el norte de Italia merece la pena abandonar por un par de días Milán, coger un tren que te lleve hasta Turín, pasear por la Piazza de San Carlo y visitar el Museo del Cine. Es una ciudad preciosa rodeada por los Alpes con un casco antiguo digno de visita, callejuelas estrechas, edificios históricos y, además, es la cuna de Fiat, del chocolate y la tercera ciudad más rica del país.

También merece visita Génova, en la vecina región de Piamonte, cuenta con un importante puerto comercial y lugares históricos destacables como su catedral y los palacios de su parte vieja.

Génova, 24 de julio (15)

Si seguimos dirección norte, y volvemos a Lombardia, es de obligada visita el lago Como, el tercer lago más grande de Italia. Tranquilo y de una gran belleza con los Alpes al fondo, tras ellos: Suiza. Es un lugar de veraneo, donde muchos famosos tienes sus mansiones de vacaciones y donde, como en Milán, se aprecia el glamur en sus tiendas y calles. Lo ideal es ir recorriendo las localidades del lago en transbordadores, partir de Varenna, continuar a Bellagio, localidad famosa por sus calles estrechas y empinadas. Y, por último Como, localidad que da nombre al lago y lo bordea. Su economía se basa principalmente en el turismo y la industria, es famosa por su tradición de tejidos de seda, desde el siglo XVI. Merece la pena visitar su Catedral y su puerto.

Kasti García.  Domingo, 11 de junio de 2017

BÉJAR: ESENCIAS, AROMAS Y OLORES

Escribir sobre la propia tierra, donde se encuentran nuestras raíces y antepasados, a veces, no es fácil. Quieres contar y expresar tanto que no sabes por dónde empezar. Con relación a mi tierra, Béjar, hay tanto que describir, narrar, alabar…

Lo que uno siente por el sitio en el cual nació es muy profundo, por algo hablamos de “nuestras raíces”, ahí arraiga, en lo más hondo, lo que hemos heredado de antepasados: la genética, el carácter, las vivencias con ellos, aquello que nos enseñaron y transmitieron. Todo es riqueza que no hay que perder, sino valorar en su justa medida y continuar dejando como legado a nuestros sucesores.

IMG_20161031_181255

Béjar es para mí un hermoso y deslumbrante paisaje de sierra, los recuerdos del ruido de los telares, el olor a tinte, el sonido de las sirenas anunciando la salida de las fábricas, la banda municipal tocando en el templete del parque, la procesión, en septiembre, de mi tocaya, la Virgen del Castañar, Patrona de Béjar y comarca; despertar al amanecer con el trinar de los pájaros, las noches de verano, los mil colores del paisaje en otoño…

IMG_20161101_101955

Son remembranzas de mi niñez en una pequeña ciudad industrial que ha pasado de ser lugar de telares y excelentes tejidos a ser centro de turismo de nieve.

img011

A principios del siglo XXI,  abrió sus instalaciones la estación de esquí Sierra de Béjar-La Covatilla de la mano de un grupo de empresarios y ciudadanos amantes del esquí. Actualmente, el Ayuntamiento de Béjar gestiona la estación que, cada año, registra un mayor número de esquiadores, motivo por el cual han proliferado los establecimientos de turismo rural, albergues, restaurantes e hipermercados, que los fines de semana y puentes  experimentan un importante aumento de sus ventas por la afluencia masiva de aficionados a los “deportes blancos”. Un gran porcentaje llega desde las vecinas Portugal y  Extremadura.

Mi objetivo no es describir exhaustivamente Béjar y comarca, no quiero romper sorpresas, prefiero invitar al lector a visitarla y sorprenderse con la frondosidad de su paisaje, los diferentes aromas del ambiente en verano, sus puestas de sol, la amabilidad de los bejaranos, el olor a césped recién cortado en el parque, etc.

Béjar es multitud de senderos por donde perderse paseando, tanto a nivel de ciudad como por las veredas marcadas en los alrededores como la Ruta de las Fábricas, que recorre todo el trazado donde estuvieron la mayor parte de ellas e incluye un Museo Textil; los caminos de subida al Castañar, las rutas hacia Candelario, la subida a Monte Mario y un sinfín más de vías por toda la Sierra.

Embalse de Navamuño

Mi tierra también es arte como el precioso Jardín Renacentista de El Bosque, las iglesias de San Juan, El Salvador o la Antigua, el palacio de los Duques de Béjar, que alberga actualmente el instituto Ramón Olleros; el Museo Judío David Melul y el de escultura dedicado al artista bejarano, Mateo Hernández. Y no puedo olvidar la plaza de toros, la más antigua de España, de hecho se la conoce como “La Ancianita”, construida en 1711, fue restaurada en 1962 con un festejo de reinauguración el 1 de mayo de aquel año. El 9 de agosto de 1996 fue reinaugurada, tras 27 años de inactividad, con una corrida en cuyo cartel aparecían Emilio Muñoz, José Miguel Arroyo “Joselito” y José Ignacio Sánchez. En 1997 fue declarada Bien de Interés Cultural.

img013

Hay tanto que ver y disfrutar que sólo puedo añadir: “pasen y vean”. Todo lo que les he contado es parte de mi vida que he querido compartir en mi afán por comunicar como “buena” periodista.

Gracias a Santiago Pérez por las magníficas fotos de La Covatilla

Kasti García

Viernes, 17 de marzo de 2017

VIAJAR ES DESCUBRIR NUEVOS MUNDOS, APRENDER…

2-de-septiembre

Cruzar los mares es el sueño de mucha gente, observar el mar infinito y su amplia gama de azules, las puestas de sol, los amaneceres… Nunca me planteé hacer un crucero pero cuando me lo sugirió mi hermana Susana no lo dudé, me pareció una idea excelente y pensé: ¿por qué no?

Organizamos el viaje y…¡rumbo a “Los Tesoros del Adriático”!

Hasta que llegamos a puerto y embarcamos en el Gemini, nuestro barco, en Venecia, no sabéis la odisea que hay que pasar para ir desde Extremadura…

En veinticuatro horas utilizamos todos los medios de transporte existentes: en tren de Cáceres a Mérida, donde me encontré con el resto de la “cuadrilla”: Susana y Jorge (entonces eran novios) y sus amigos Chus y Rober. Desde Mérida fuimos en coche al aeropuerto de Barajas (Madrid), vuelo a Venecia, desde el aeropuerto “Marco Polo” nos llevaron en autobús rumbo al puerto y allí, ya entrada la tarde, embarcamos en el barco.

dsc01399

Con nuestros camareros, Abel y Siki

Lo primero que te llama la atención cuando subes a un barco es la cantidad de personas de diferentes étnias que puedes encontrar allí, es como una torre de Babel en pequeño, el mundo en un barco, un ambiente diferente, cordial y distendido. Algo normal en vacaciones.

Cada familia o grupo de clientes tiene asignada su mesa en el restaurante, el “Ocean Palace”, a nosotros nos tocaron como camareros Abel y Siki, cubano y filipino respectivamente, como ejemplo de la variedad étnica que había allí. Además, te asignan personal para limpiar tu camarote o para cualquier tema que necesites. La verdad es que te sientes como una Reina en esas situaciones.

30-agosto

Venecia y su luz

Nuestro itinerario, como ya he dicho, comenzaba en Venecia, donde hicimos noche. ¿Qué puedo decir de esa preciosa ciudad? Que me fascinó, a pesar del frío del primer día, finalizaba ya agosto…, me encantó su luz, el ambiente de sus calles, el mar tan cercano, la majestuosidad de algunos de sus edificios, la alegría de sus gentes…¡Italia, al fin y al cabo! Sobre todo, disfruté saliendo por los canales hacia mar abierto en el atardecer, las vistas desde el barco son impresionantes, es todo un privilegio contemplar esos palacios, los alrededores de la ciudad, las góndolas en la distancia… ¡Volvería!, mejor dicho: ¡volveré!

Ese crucero fue un viaje de sorpresa en sorpresa. Siguiente parada: Dubrovnik, me admiró cómo el pueblo croata se ha recuperado de un enfrentamiento bélico no muy lejano, nos encontramos con un país y unos ciudadanos que han logrado volver a su vida en paz, en las librerías puedes encontrar libros sobre la casi “reciente” guerra de los Balcanes, que dividió la antigua Yugoslavia en seis naciones.

Subimos a visitar las murallas de la fortaleza, casi intacta, según supimos Dubrovnik no fue de las ciudades más castigadas por la contienda. Actualmente, desde luego, es como una ciudad española de veraneo con un encanto medieval especial que convive con lo moderno y el desarrollo del turismo.

Siguiente puerto donde atracar: Santorini. Una isla griega preciosa, el único inconveniente ese día fue el calor, era abrasador. Pero no por eso dejamos de apreciar la belleza de sus callejuelas empedradas, sus casas blancas y su cielo azul. Fue espectacular contemplar la isla desde el barco, para acceder a la ciudad desde el puerto había varias opciones: a pie, por una ruta empinada y larga, en burro o en el teleférico, lo más rápido y cómodo; excepto si padeces de vértigo, aunque fue el que elegimos nosotros. Me pareció el mejor sitio para unas vacaciones románticas alejadas del mundanal ruido y la civilización. La vista y la mente se relajan con esos paisajes tan blancos y azules y con tanta armonía de colores y líneas de las edificaciones.

Continuamos con bandera griega hasta llegar  a otra isla, Rodas. Aquí pudimos disfrutar de la historia de un tradicional puerto estratégico, Mandraki, hoy sitio de paso de miles de turistas diariamente. Rodas es historia, tradición, callejuelas con mucho encanto, tiendas y puestos donde comprar recuerdos y todo tipo de regalos. Es la isla más extensa del archipiélago del Dodecaneso y se encuentra en el Egeo. Su ciudad medieval es Patrimonio de la Humanidad, destacan sus calles empedradas, las fortalezas, el palacio de los Grandes Maestres de la Orden, el Hospital (hoy Museo Arqueológico), el Teatro, el Instituto de Biología Marina…

rodas-4-septiembre

Puerto de Rodas

La última bandera izada fue la de Turquía, el barco iba cambiando según el país al que llegábamos,  como símbolo de amistad y paz. En Turquía paramos en Kusadasi, típico lugar para conseguir imitaciones de marcas en un mercadillo tipo “zoco” donde para comprar hay que negociar el mejor precio, si no… “pueden darte gato por liebre”.

Lo mejor fue el paseo por las ruinas de Éfeso, antigua ciudad de Asia Menor, en la actual Turquía. En el 2015, la Unesco le concedió el reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad. Es increíble lo que hay allí, la fachada de la Biblioteca de Celso, un teatro casi intacto y cientos de ruinas sin clasificar. Me llamó mucho la atención ese detalle, podías encontrarte un trozo de columna por aquí, un dintel por otro lado… hay tanto que hace falta un esfuerzo, principalmente económico supongo, para organizar todos los restos de la antigua ciudad.

efeso-turquia

Ruinas de Éfeso

Fin de viaje: Atenas, la gran capital griega. Alabada por unos y criticada por otros, no puedo hablar mucho de ella porque sólo nos dio tiempo a una visita en bus, a la que nos apuntamos Rober y yo, y vimos el gran Partenón de lejos, pero mereció la pena. Majestuosidad y esplendor de un edificio que aún sigue en pie miles de años después.

el-partenon

Dicen que quien hace un crucero repite, sin duda lo haré, el único problemilla fue una tormenta cuando viajamos por mar abierto, pero nada que no solucione una Biodramina.

Por lo demás, fue una experiencia fructífera, enriquecedora, relajante…con ver nuestras caras en las fotos es suficiente para corroborar lo que digo: ¡fuimos felices!

Kasti García

Miércoles, 4 de enero de 2017

CÁCERES, RINCONES DE LEYENDA

desde-torre-bujaco

Cáceres sorprende al visitante, quien viene a conocerla se lleva una grata impresión porque, en la mayoría de los casos, la gente tiene una idea bastante diferente a la realidad. Nadie espera encontrarse con un casco histórico de película, Cáceres cuenta con un gran e imponente escenario de cine.

img_20161026_112507

Portada de la Concatedral de Santa María

Y lo digo por dos motivos: porque sus casas solariegas, palacios, iglesias… están magníficamente conservados en su mayoría y hacen de la Ciudad Monumental el mejor escenario para series y films, como Juego de Tronos o la Catedral del Mar, que se han rodado en los últimos meses en la ciudad y porque no está masificada. No en vano es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1986.

img_20161026_110251

Recorrer el casco histórico cacereño es adentrarse en la historia, trasladarse a siglos pasados entre murallas y piedras milenarias que guardan cientos de secretos y leyendas.

El origen de la ciudad data del Siglo I a.C, con el asentamiento romano de Norba Caesarina, posteriormente moros y cristianos se disputaron la comarca hasta que, en el siglo XIII, las tropas de Alfonso IX conquistan la ciudad. A partir del siglo XV llegan nobles que compran casas a los cristianos y construyen sus palacios, muchos de ellos se mantienen intactos, algunos convertidos en magníficos museos como el de los Golfines de Abajo, con una bella portada plateresca.

img-20161125-wa0006

Palacio de los Golfines de Abajo. Foto cedida por Sonia Perales.

Una excelente idea para ver Cáceres es subir a sus torres, todas mandadas desmochar por Isabel la Católica, excepto la torre del palacio de las Cigüeñas, actual gobierno militar, y que fue Casa de la familia de los Ovando. El capitán Diego de Ovando era uno de los protegidos de la Reina, por su apoyo  en la lucha por el trono con su hermana Juana la Beltraneja. Como muestra de agradecimiento, Isabel la Católica evitó que la torre de su palacio fuera desmochada.

palacio-de-las-ciguenas

Palacio de las Cigüeñas

Cáceres conserva también un magnífico Barrio Judío con la ermita de San Antonio de Padua, antigua sinagoga.

img_20161026_123530

Barrio Judío o de San Antonio

Y, como no podía ser de otra manera, la ciudad extremeña es arte moderno, en plena zona de “marcha nocturna” encontramos el magnífico Museo de la Fundación Helga de Alvear que cuenta con una de las mejores colecciones de arte contemporáneo de Europa. Actualmente es una de las galerías con mayor trayectoria dentro del panorama español y con una gran proyección internacional.

Cáceres es para pasear por su parte antigua y disfrutar de sus rincones llenos de misterios que guardan leyendas de princesas moras, de dragones, monos…

Para terminar…un descanso en el jardín de los Ulloa en la plaza de San Jorge, para mi sobrino Nacho, el “jardín feliz”. Las palabras de un niño dicen que cuentan la verdad… Tras la caminata, un descanso en este remanso de paz y tranquilidad es la mejor opción.

img_20161109_115223

Jardín de los Ulloa

Kasti García

Jueves, 1 de diciembre de 2016

PRAGA, UNA CIUDAD DE CUENTO

vista-desde-lo-mas-alto-torre-petrin

¿Cómo describir Praga?

Desde mi punto de vista lo más acertado es hablar de una ciudad que sorprende, que parece de cuento, con unos edificios preciosos… es una urbe con un encanto indescriptible y especial, además, de ofrecer un ambiente muy variopinto y atractivo.

Conocí la capital checa en un viaje, cierto verano, con mi amiga Anabel, quien, por cierto, fue una guía excelente; planeaba cada mañana la zona a visitar, no nos faltó ningún rincón destacable por conocer.

mala-strana

Malá Strana

Para ser justos, todo en Praga invita al paseo: Malá Strana, los restos del barrio judío y su cementerio, el Castillo, la Catedral de San Vito, los puentes sobre el río Moldava, la plaza Venceslao, la Ciudad Vieja y su preciosa plaza con edificios cada cual más impresionante…

plaza-de-la-ciudad-vieja-de-praga

Plaza de la Ciudad Vieja

Praga me sorprendió gratamente, no esperaba algo tan majestuoso y con tanta belleza.

La primera noche ya nos llamó la atención la grandeza y el bullicio de la plaza Venceslao, entrada al núcleo comercial y más moderno de la ciudad. Además, de haber sido testigo de los episodios históricos más sobresalientes como la insurrección en 1.968 contra los soviéticos, en la conocida como Primavera de Praga.

Un recorrido obligatorio es el barrio de Malá Strana, al otro lado del río Moldava  y a los pies de la colina del castillo. Lo ideal es pasear tranquilamente por sus callejuelas estrechas, abarrotadas de turistas,  y disfrutar contemplando sus casas llenas de encanto y los pequeños negocios artesanales. Para finalizar con una visita obligada al castillo, de estilo rococó vienés y precedido por un amplio patio cercado por una verja de hierro forjado.

castillo-desde-lejos

El Castillo desde el otro lado del río

Personalmente, si algo me encandiló, y disfruté en Praga, fue la Plaza de la Ciudad Vieja con esos maravillosos edificios señoriales que los checos han sabido conservar tan bien y que recuerdan un pasado glamuroso y señorial. Es un museo al aire libre de arquitectura de varios estilos: gótico en la Iglesia del Tyn y el barroco en la iglesia de San Nicolás. Pero la atención de todos los turistas se centra en el edificio del Ayuntamiento y su reloj astronómico, una verdadera joya.

reloj-astronomico

Otra idea genial en Praga es hacer una travesía en una lancha turística por el río, contemplar la ciudad, la isla de Kampa y los puentes de la ciudad, de los cuales destaca el Puente Carlos, que une la Ciudad Vieja con Malá Strana.

Algo que el turista no puede olvidar hacer en Praga es subir a la torre Petrín y contemplar la ciudad desde, posiblemente, el punto más alto de la misma.

vista-desde-lo-mas-alto-torre-petrin

Vista desde la torre Petrín

Y, por supuesto, después de tanto paseo el visitante tiene un sinfín de posibilidades para recuperar fuerzas con restaurantes de comida local e internacional, acompañada de interminables tubos de la excelente cerveza checa, con una amplia variedad y siempre “bien tirada”.

Praga también destaca por su noche con conciertos de jazz en pubs con mucho encanto  y tradición y su Teatro Negro, un género mudo en la más absoluta oscuridad originario de esta bella ciudad europea.

Kasti García

Lunes, 7 de noviembre de 2016

DE LOS CAMPOS DE CASTILLA A LAS PLAYAS DE ANDALUCÍA

img_20160908_124522

Ir a pasar un fin de semana a Valladolid y terminar en las playas gaditanas.

La vida puede ser apasionante si te la tomas con mentalidad positiva y espontaneidad. Yo creo que esta última forma de actuar hizo que viajara, un puente, a Valladolid y, de allí, hasta la localidad gaditana de Chiclana.

Entre mis planes no estaba ir a la playa, aunque sí entre mis mayores deseos y necesidades en ese momento; el duro verano de Extremadura me hacía anhelar playa, brisa marina, paseos por la orilla, chiringuitos al aire libre… y, al final, lo conseguí, fue corto pero intenso.

En principio, mi idea era disfrutar de las Ferias de Valladolid, hacía años que no iba y me apetecía, sobre todo por volver a ver a mi gente de allí. Y en cuanto lo hice y tomé una “cervecita” con Esther, ¿cuánto hacía que no nos veíamos, amiga?, ¡por supuesto, no podemos volver a dejar pasar tanto tiempo!; organicé todo para viajar de la ciudad del Pisuerga a Chiclana, curiosamente tenía más opciones que si lo hubiera hecho desde Cáceres. Así pues… visité brevemente  la feria vallisoletana, me encanta su ambiente por toda la ciudad, repleta de chiringuitos donde poder comer a base de buenos pinchos de la cocina castellana.

img_20160909_090345

Y después, sin pensarlo dos veces, me embarqué en el Ave a Madrid y de la capital a Cádiz me puse en cuatro horas en otro magnífico tren. Afortunadamente, hay zonas de España muy bien comunicadas por tren y con servicios de calidad, me quedé asombrada cuando apareció en el vagón un azafato con el carrito de comida y bebida como en los aviones.

Sobre el mediodía llegué a Cádiz capital, con ganas me quedé de embarcar en un crucero magnífico que estaba atracado en el puerto, “todo un edificio flotante”, ¡qué pasada! ¡menuda envidia sana!.

Pero mi sueño, del momento, se hizo realidad, volví a encontrarme con el océano Atlántico, la playa de La Barrosa en su plenitud, mar abierto. ¡Qué gozada para los sentidos! También tengo que decir que allí me esperaban con alegría mis pequeños, Alex y Javier, y Susana y Jorge; parte de mi familia. Otra buena razón para tan largo e inusitado viaje.

Foto cedida por Jorge Acera

Foto cedida por Jorge Acera

La gente de costa no puede vivir sin “su mar” pero los de interior también lo necesitamos. No sé si es el olor, la brisa, el azul de sus aguas, el sonido de las olas… considero que sentarse a mirar el mar es unas de las actividades más relajantes que hay. Si tengo algo claro es que sin playa no hay verano, seré muy española, pero para mí, es así: mar=vacaciones. Significa desconexión total, mente relajada, otro mundo, otra ciudad, otras gentes, aire fresco…

Como digo, fue corto pero suficiente para saciar mi anhelo de sentir la brisa del mar en la cara, respirar un nuevo aire y sentir la humedad y el salitre en la piel. Todos los viajes tienen su fin, esta vez  era desconectar y contemplar un paisaje diferente y relajante. En definitiva, un cambio de aires.

Kasti García

Martes, 27 de septiembre de 2016

LAS HUELLAS DEL MAR

PANO_20160807_121537

Escribir sobre Estoril es rememorar su pasado, sitio de veraneo de la realeza europea durante mucho tiempo, es hablar de su famoso casino, uno de los mayores de Europa, de su circuito de Fórmula 1, utilizado ahora para  Premios de Motociclismo… Es descubrir las huellas del mar en la tierra, en las rocas de sus playas y en todo lo que la marea arrastra hacia la playa.

Pero también es citar la belleza de su paisaje, de la elegancia de sus villas, de sus aguas cristalinas, de su tranquilidad; se puede considerar un excelente lugar para el rélax, a pesar de la animación de sus playas y del ambiente de sus terrazas.

Cala en Cascais

Al igual que su “hermana” Cascais, a pesar del bullicio de sus plazas y las estrechas y adoquinadas calles, en verano son lugares que invitan al paseo tranquilo, a las cenas eternas al aire libre en cualquiera de las múltiples terrazas, contemplar la calma de las aguas de sus costas, de sus calas, la majestuosidad arquitectónica de sus villas…

Sintra

Sintra

y ya si citamos Sintra nos trasladamos a un paisaje de “cuento de hadas”, de vegetación espesa y frondosa, de palacios dignos de admiración, por dentro y por fuera, de callejuelas estrechas y empinadas y locales con glamour y encanto.

No es extraño que la realeza europea eligiera esta zona de la costa portuguesa para pasar sus vacaciones, tiene clase, elegancia, ambiente tranquilo, belleza, mar en calma… personalmente siempre volveré allí, son lugares para volver. Porque también es destacable la hospitalidad y el carácter agradable de sus gentes. En los últimos años, los españoles hemos mirado más que nunca a Portugal como destino turístico, incluso ya estudiamos su lengua, porque hemos descubierto que tenemos un magnífico paraíso cerca; además, del nuestro, por supuesto.

Estoril

Estoril

TODO VIAJE TIENE SU PORQUÉ

Viajar es una de mis aficiones y el mejor remedio para relajar la mente y el espíritu. Personalmente, sólo con subirme a un autobús, escuchar mi música favorita e ir contemplando el paisaje logro un ejercicio de relajación que me lleva a ver los problemas y la situación de la vida cotidiana desde otra perspectiva más tranquila. Es lo que yo llamo “estar a mi aire”, conmigo misma, mis pensamientos, mis emociones y mis circunstancias. Algo que considero necesario de vez en cuando, sinceramente creo que es necesario que cada uno guardemos momentos para la reflexión, para estar a solas… en ese aspecto los orientales nos ganan por goleada. Cada vez hay más personas que viajan solas…son viajes hacia el interior de uno mismo al tiempo que te alejas de lo cotidiano y conoces otras culturas y costumbres.

En esta sección narraré mis mejores viajes, esos momentos y recuerdos que no quiero dejar en el olvido y voy a empezar por uno muy especial que decidí hacer sola, aunque al final encuentras compañía y haces amigos, y los hice desde el primer día. Gracias Amanda y Mari Carmen por ofrecerme vuestra amistad desde aquel día de verano en Viena.

Recuerdo con una mezcla de nostalgia y alegría aquel viaje que hice a Austria… cuando pisé suelo vienés sentí como todas las historias del trabajo de los últimos días parecían lejanas. Era como si hubieran transcurrido cientos de días y todos los sucesos de las semanas anteriores hubieran tenido lugar en un pasado muy remoto.

Aquel viaje fue fantástico, siempre había soñado con ese hermoso país, quería conocerlo en vivo, había visto fotos, imágenes en la famosa película “Sonrisas y Lágrimas” y de la famosa Sissi Emperatriz, su paisaje es similar al de mi tierra… creo que esos fueron los porqués que me llevaron a contratar un viaje tipo “circuito en bus” denominado La Bella Austria.

Buen nombre para un viaje por un país con esos paisajes tan maravillosos, esa luz…, esos edificios que albergan el gran legado que la dinastía de los Habsburgo  dejó en Europa Central, difícil describir la belleza y suntuosidad de palacios como Schönbrunn.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Jardines de Schönbrunn

No me esperaba que Viena tuviera tanto ambiente en verano, es una ciudad realmente fascinante y cosmopolita a la que sin duda pienso volver.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Región de los Lagos

La zona que también me impresionó fue la Región de los Lagos, Salzkammergut, muy cerca de Salzburgo, la ciudad de la música, de hecho es la cuna de Mozart. La luz que disfrutamos esos días por la comarca fue increíble, un sol espectacular y un cielo despejado que al parecer no es muy habitual ni en verano.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Casas típicas en el Tirol

Pero lo más alegre y coqueto de Austria y, en concreto el Tirol, son esas típicas casas con balcones de madera adornados con flores de diferentes colores, parecen de cuento. ¿Y qué decir del Tejadillo de Oro en Innsbruck? una bonita ciudad entre montañas que ya han visto dos Olimpiadas de Invierno.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

“Tejadillo de Oro” en Innsbruck

Un estupendo viaje que acabó en el sur de Alemania, en Baviera, visitando el castilllo de Neuschwanstein, imitado por Disney en sus películas, y en Munich, la ciudad de la cerveza y donde vimos en directo marcar la hora en el carrillón de la famosa Marienplatz.

Castillo de Neuschwanstein y Marienplatz, en Munich.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s