BÉJAR, DE “EL CASTAÑAR AL CIELO”

Durante los últimos meses, por motivos de trabajo, he vivido en mi ciudad natal, Béjar, y he querido aprovechar para hacer un poco de turismo y disfrutar de las maravillas que ofrece mi ciudad, porque sí, Béjar tiene ese título concedido por la reina Isabel II en 1850.

El Castañar

Una de mis primeras visitas turísticas fue hasta El Castañar, donde se encuentra el santuario de la patrona de la comarca, la Virgen del Castañar. En el exterior del edificio podemos leer un poema de Gabriel y Galán que reza “de Béjar al Castañar y del Castañar al cielo”. La verdad es que allí se respira paz y tranquilidad, es un lugar para relajarse y disfrutar de la naturaleza, de la frondosidad de este bosque de castaños, fresnos y robles.

IMG_20200314_184525

Camelia blanca en El Castañar, la belleza hecha flor.

Béjar posee un sinfín de lugares por donde caminar y recrearse con el paisaje, descubrir lugares de descanso como la Fuente del Lobo o el Regajo, parajes de la naturaleza de inigualable belleza. Los alrededores tienen una magia que enamora, que invita a seguir caminando, incluso yo que no soy muy aficionada al senderismo, cuando hay algo que ver, contemplar…que merezca la pena, ¡me apunto!.

IMG_20200312_164011

En El Bosque, con el estanque y el templete de fondo.

El Bosque es otro regalo para la vista. Ubicado al norte de la ciudad, es un jardín renacentista, construido por los Duques de Béjar en el siglo XVI dentro de su villa de recreo junto a la zona conocida, actualmente, como “los pinos” o Monte Mario. Es una preciosidad que ha pasado por épocas de abandono y otras de restauración,  lleva ya años que, afortunadamente, está en una fase de mejora. El lugar tiene agua en abundancia, de ahí las diferentes fuentes que se levantaron en su momento y el estanque, ubicado justo delante del edificio, con un templete de estilo neomorisco, a donde antiguamente se accedía por barca.

IMG_20200312_164336

El Bosque

Mi última recomendación, si visitas Béjar, es conocer la muralla medieval, construida entre los siglos XII Y XIII, y rehabilitada hace poco para ofrecer un paseo por gran parte de ella. El turista disfrutará de unas vistas estupendas en el recorrido desde el lado sur de la ciudad, en la puerta del Pico, hasta el principio del barrio de la Antigua.

La naturaleza ha sido generosa con la comarca, que actualmente lucha por hacer del turismo su fuerza económica. Recursos hay de sobra. Béjar siempre fue una ciudad alegre, bulliciosa y con mucha vida. ¡Espero que pronto vuelva a serlo!

Kasti García.

Domingo, 22 de marzo de 2020

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s