ANDORRA, UN PEQUEÑO PARAÍSO ENTRE MONTAÑAS

Canillo

Montañas agrestes, erosionadas por la nieve y el frío, valles surcados por el río Valira, hoteles preparados para todo lo que necesite el esquiador, varias estaciones de esquí, buenos restaurantes, pueblecitos acogedores y gentes acostumbradas a recibir a miles de turistas todas las temporadas de invierno; todo eso, y la amabilidad de sus gentes, es Andorra.

Había escuchado hablar de este pequeño Principado de los Pirineos muchas veces, de algunas de sus estaciones de esquí, pero realmente conocía muy poco, lo reconozco. No me había “picado” la curiosidad nunca. Pero cuando decido viajar a un lugar siempre me gusta documentarme antes, ver fotos, leer sobre su historia…

Como habíamos decidido pasar Nochevieja allí, me puse manos a la obra y lo que vi y leí sobre este pequeño país me gustó, para una serrana como yo me pareció una excelente opción para unas vacaciones navideñas: pueblecitos en plena sierra, casas típicas construidas en piedra y pizarra, nieve, sobre todo quería ver nieve, la echo tanto de menos los inviernos en Cáceres, lamentablemente había poca pero suficiente para que por fin decidiera ponerme los esquís y probar el deporte blanco por excelencia, el esquí. Me gustó la experiencia, lo reconozco. Dejarte deslizar mientras disfrutas del paisaje es un placer.

En Grandvalira

 

Andorra invita a pasear y disfrutar de su hermosa naturaleza, de las estrechas callejuelas de pueblos como Canillo, desde donde se puede acceder a la estación de esquí más próxima en telecabina, Grandvarira. Una de las estaciones de esquí alpino de la zona junto con Vallnord. Además, quienes prefieran el esquí nórdico pueden practicarlo en La Rabassa. 

Calle de Canillo

La capital, Andorra la Vella, con sus calles comerciales Meritxel y Carlemany, y un gran centro de ocio y tiendas de tres plantas,  Illa Carlemany, donde adquirir ciertos productos como perfumes a precios muy asequibles es una excelente opción para hacer compras tras la jornada en la nieve.

Pese al frío, en invierno Andorra la Vella tiene un ambiente estupendo y pasear por sus calles es muy grato, sólo hace falta ropa y botas de abrigo.

Andorra la Vella

Andorra está preparada especialmente para unas vacaciones de esquí, cuenta con mucha oferta para apreskí, como una gran variedad de spas, nosotros probamos el del Sport Hotel Village en Soldeu y lo recomiendo: tres plantas con jacuzzis, diferentes salas de sauna, baño turco, aromaterapia…y una piscina que se asoma a la calle; sí, una pequeña parte es exterior. Genial contemplar el maravilloso paisaje de montañas de pinares nevados y estar dentro del agua calentita. Sin duda una excelente idea para después de esquiar.

Y para comer bien una buena elección es ir a una de las múltiples bordas, especie de asadores, que hay por toda Andorra. Un sitio moderno y con una cocina diferente y de calidad es Kökosnot en Andorra la Vella, donde nos llevaron Javi y Lidia como buenos anfitriones. ¡Gracias por vuestra hospitalidad! Siempre digo que es mejor conocer los sitios con los lugareños…

Kasti García

Jueves, 7 de febrero de 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s